Inscribirse

RICARDO ARJONA SE RETIRA DE LA MÚSICA

430
0

A mi equipo, a todos, los que están y los que ya no. Los que me aguantaron el paso y los que se quedaron en el camino, mi gratitud eterna. Rolo, lo tuyo fue botar paredes e inventar algunas que nos existían, fue seguir mi cabeza testaruda y lograr docenas de imposibles a lo largo de este tiempo, imposible todo esto sin vos. Marquitos, anticiparte, leerme, con ese sentido común tuyo impecable, gracias por tanto. Marcelo, pusiste tu resto y lo apostaste en mi, no se me olvida.

Tendré que desaparecer para inventarme un motivo que sea más grande que este. Si no lo encuentro, prefiero no volver. La vida y la gente han sido inmensamente generosos con este guatemalteco de barrio, profesor de escuela pública, que por tocar la guitarra, agregarle unas palabras e intentar una melodía, logró un milagro que nunca sospechó.

No coincido con la industria. Soy demasiado de a pie para este viaje por las estrellas. Convirtieron al muchacho bohemio e irresponsable, en un tipo defensivo y aislado a fuerza de todos los palos que lleve cuando empezaba. Me gasté toda mi falsedad en mis primeros años de carrera para sobrevivir en este mundo de humo, y después de eso, solo le sonreí a los que me caían bien. Sigo pensando que sonreír sin ganas es malo para la salud y hay tanto de eso alrededor.

Mi familia y mis amigos, son mi guarida y mi felicidad. No me falta nada, es más, me sobran tantas cosas. Para usted que hizo el esfuerzo de las filas, de los presupuestos, de las molestias para asistir a uno de mis conciertos, mi agradecimiento sincero.

Me llamo Ricardo, los que me quieren me dicen SECO, y más feliz y pleno que nunca, aunque con un achaque que pronto será historia, les digo adiós y gracias, con todo el corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *